Cómo resolver los retos tecnológicos en el sector Retail

Cuando hablamos de retos tecnológicos en el sector de retail hay que tener en cuenta que, como en otros rubros, estos están motorizados por cambios en la demanda. 

El nuevo consumidor en retail

Al analizar el comportamiento del consumidor en el sector retail, podemos decretar que en los últimos años pasó a ser más activo y on demand. Pero, además, la acción de compra es ahora más espaciada y efectiva.

¿Qué quiere decir esto? Que las personas ya no compran mucho y barato. Cada vez compran más cosas duraderas y sustentables. Esto implica no solo un impulso de necesidad en la calidad del producto, sino también una disposición de la información que le permita al comprador tener certeza sobre lo que está buscando.

Así es cómo, tanto en retail como en otros rubros comerciales, se requiere de una plataforma de e-commerce completamente integrada y actualizada con la información indispensable, opciones de visualización de los productos y presencia en la mayor cantidad de canales posibles.

Omnicanalidad

La omnicanalidad pasó a ser un concepto muy relevante. Hoy en día el consumidor aprovecha todos los canales de comunicación para comprar cuando quiera y desde donde sea.

Por ejemplo, muchas veces sucede que el producto llega al consumidor a través de una recomendación en su red social favorita y, en ese momento, toma la decisión de comprar. 

No obstante, hace efectiva la compra cuando está sentado en su laptop de casa o de trabajo. Esto se debe a un simple hecho de facilidad con el teclado para ingresar los datos solicitados por el e-commerce y de mayor comodidad al momento de realizar la transacción.

Estos casos resaltan la importancia en el retail de pulir la integración entre todos los canales para facilitar el proceso de compra al consumidor. 

Research Online – Purchase Offline

Otro ejemplo que podría ser considerado dentro de la omnicanalidad tiene que ver con la alta penetración de los smartphones en la sociedad actual.

Muchas personas ven y estudian los productos vía web para después concretar la compra en la tienda física. Esto recibe el nombre de webrooming o ROPO (Research Online, Purchase Offline, que se traduciría en “investigar en línea, comprar fuera de línea”).

De esta manera, el ambiente físico pasa a ser un canal más al que se puede seguir apostando, sobre todo, al disponer de datos cruciales como el tiempo de permanencia del usuario en el sitio desde su teléfono o PC.

Así es cómo ese potencial comprador pasa a ser una referencia prioritaria de la marca. Aquí la clave recae en desarrollar procesos para almacenar, analizar y utilizar todos esos datos. También supone una exigencia hacia sistemas de dispensación y logística más ágiles con el objetivo de ubicar y disponer los productos en tiempo y forma.

¿Qué pasa con la tienda física?

Sin embargo, esto no implica que el showroom tenga que desaparecer. Al contrario, ambos procesos coexisten, especialmente en el caso de las personas que ya conocen y confían en la marca. Tiene mucho que ver el producto en cuestión; si se trata de algo que el usuario necesita probar, ver, tocar en persona o no.

Muchas marcas de retail están aprovechando la tienda física para ofrecer servicios o experiencias que son imposibles en la tienda virtual. Esto está resignificando todo el concepto de “ir a hacer la compra”, ya que cada vez son menos las cosas que no se pueden hacer de forma digital, lo que empuja más y más la creatividad de las marcas para atraer y retener al cliente en primera persona.

Algunas de las tecnologías que están ganando terreno en el sector retail son la Realidad Virtual y el Internet de las Cosas ya que cuentan con potencial para generar una experiencia de usuario entretenida y satisfactoria. 

Otras como el RFID pueden servir para el control de aforo y la identificación de quienes asisten al local, mientras que las etiquetas NFC pueden servir para concretar una integración directa con los clientes a través de sus smartphones.

Redes Sociales: la nueva vitrina

Las redes sociales ya no son una herramienta de marketing, sino un nexo directo entre las personas y el producto. Desde que Instagram habilitó las etiquetas de productos esto es más tangible que nunca. Por ejemplo, un influencer vestido con un outfit puede traer 3 prendas incluidas en una sola foto con sus respectivos precios. El consumidor solo tiene que dar clic y proceder al pago; esto es aún mejor que una vitrina.

La tendencia hacia la simplificación del proceso es un buen hábito tanto para la demanda (puede hacer una compra sin perder tiempo) como para la oferta (se ahorran recursos en posicionamiento). Mientras sean beneficiosos para ambos lados, podemos tener certeza de que estos cambios llegaron para quedarse.

Si tienes una empresa de retail y te interesa alguna de las ideas que acabas de leer, no pierdas más tiempo. En Bambú Mobile nos especializamos en diseñar soluciones tecnológicas para compañías que buscan aumentar su competitividad con más tecnología. ¡Conócenos!

Puedes conocer más sobre nuestros servicios visitando nuestro blog o siguiéndonos en LinkedIn, Instagram y Twitter.

El área de RRHH recibió tu solicitud y te contactará en breve. Gracias por tu interés.

Un experto recibió tu mensaje y te contactará en breve. Gracias por tu confianza.