Internet de las Cosas + Inteligencia Artificial: ¿”AIoT” es el futuro?

Si el Internet de las Cosas y la Inteligencia Artificial han marcado un antes y un después con sus aplicaciones individuales, una combinación entre ambas tecnologías promete grandes posibilidades para crear nuevos entornos empresariales e industriales.

De acuerdo con Gartner, una de las más grandes consultoras de tecnologías de la información, para 2023 “un tercio de las empresas que han implementado IoT también habrá implementado la IA en conjunción con al menos un proyecto de IoT.”

Internet de las Cosas (IoT)

El Internet de las Cosas es básicamente la capacidad que tienen los objetos para intercambiar datos y realizar tareas de forma automática. Claro, siempre y cuando exista una conexión a internet.

Esto lo podemos ver en diferentes sectores que mueven la economía en todo el mundo. Por ejemplo, existen dispositivos que ayudan a las ciudades a obtener información sobre tránsito, seguridad pública o nivel de contaminación en tiempo real. 

Este intercambio de información permite tomar decisiones o realizar acciones de una manera más rápida, efectiva y a distancia.

Automatización de Procesos mediante Cloud Computing.

Hoy en día podemos controlar una empresa completa desde una computadora con acceso a internet. O bien, con un ejemplo más cotidiano, revisar desde nuestro smartphone qué alimentos tenemos en nuestro refrigerador para no olvidar ni una compra en el supermercado. 

Sin embargo, a todos los datos obtenidos mediante IoT todavía se le puede dar un mejor sentido. Es aquí donde entra en juego la Inteligencia Artificial

Inteligencia Artificial (IA)

La IA la podemos definir como los sistemas o máquinas que combinan algoritmos con el propósito de replicar la inteligencia humana. Su función principal es recopilar, procesar e interpretar información para realizar tareas complejas automática e iterativamente. 

Aunque ya contamos con este tipo de tecnología desde hace algunos años, la IA no había estado tan presente como ahora. Los chatbots, los asistentes virtuales de voz como Siri, Alexa o Cortana, así como los sistemas de reconocimiento facial, son parte de esta tecnología que ya forma parte de nuestras actividades cotidianas.

Algo que cabe destacar es que la IA, a diferencia del Internet de las Cosas, sólo requiere datos sobre los cuales trabajar para desempeñar sus funciones principales. Es decir que no necesita una conexión a internet.

AIoT

Ahora bien, la combinación entre las tecnologías ya mencionadas (Internet de las Cosas + Inteligencia Artificial) es algo que ya se venía esperando desde hace algunos años. Solamente faltaba que la transformación digital tuviera una mayor relevancia tanto para las empresas como para los usuarios.

Tan sólo consideremos el volumen de información que una red de dispositivos IoT en una empresa o industria puede generar cada minuto hoy en día. Si bien la obtención de datos se hace de forma casi inmediata, el procesamiento aún es lento.

Aquí es donde la AIoT (Artificial Internet of Things) comienza a tener sentido y se posiciona como el futuro donde los dispositivos IoT pueden tener capacidades integradas con IA y aumentar su potencial. 

Mientras los dispositivos IoT recolectan información y actualizan las bases de datos, la Inteligencia Artificial analiza e interpreta los datos para encontrar patrones, realizar predicciones y tomar mejores decisiones al instante.

En este punto vale la pena mencionar un tercer componente: la red 5G. El Internet de las Cosas funciona mejor con una red que ofrezca gran velocidad, mayor ancho de banda y latencia baja. 

Y aunque estas características ya las ofrece la red 4G, su sucesora va a revolucionar el nivel de velocidad al intercambiar los datos. Con ello, veremos cómo los dispositivos IoT intercambiarán miles y miles de datos para ser procesados en tiempo real.

Aplicaciones 

La perfecta combinación de estas tecnologías puede ayudar a las empresas a mejorar sus procesos operativos, recolectar y procesar información y, por ende, aumentar su valor de negocio.

Algunas de las proyecciones más prometedoras se encuentran en smart cities, smart homes, industrias inteligentes, medicina, telecomunicaciones, ecommerce, mcommerce, entre otros sectores.

Con esto en mente, en el futuro podremos ver sensores, prendas de vestir, localizadores, dispositivos inteligentes, cadenas de suministro y otros elementos propios del Internet de las Cosas ligados a técnicas de Inteligencia Artificial.

Por ejemplo, además de los algoritmos, el Machine Learning (ML), Big Data y Data Mining expandirán la capacidad de los dispositivos IoT para procesar las grandes cantidades de datos que generan.

Con esta fusión las organizaciones pueden ampliar su oferta de servicios y operar de forma rápida, eficiente, , con un ahorro significativo de recursos. Sin embargo, para aprovechar los beneficios y el valor de esta tecnología, es importante saber cómo hacerla funcionar.

Afortunadamente, con Bambú Mobile las empresas cuentan con una firma de desarrollo de tecnología de alto impacto que tiene las soluciones que necesitan para desarrollar todo su potencial en la nueva era del Internet de las Cosas. ¡Contáctanos!

Conoce más sobre nosotros en: TwitterFacebookLinkedInInstagram

El área de RRHH recibió tu solicitud y te contactará en breve. Gracias por tu interés.

Un experto recibió tu mensaje y te contactará en breve. Gracias por tu confianza.