Qué son las tarjetas RFID y cómo benefician a la industria 4.0

Las siglas RFID (del inglés Radio Frequency Identification), significan Identificación por Radiofrecuencia y describen el uso de un sistema inalámbrico basado en dos elementos:

  • Etiquetas RFID
  • Un lector o escáner

La tecnología RFID es un componente importante en la industria 4.0 que facilita a las empresas llevar un mejor control de su cadena de distribución, localizar activos extraviados, monitorear el mantenimiento de herramientas y equipos, entre otras cosas.

Este artículo detalla el funcionamiento de las tarjetas RFID y los beneficios que aportan a la gestión logística moderna.

 

¿Qué son las tarjetas RFID y cómo funcionan?

Las tarjetas RFID hacen posible escanear instantáneamente cualquier objeto pasándolo cerca de un lector. Esto elimina por completo la dependencia a códigos de barra o números de serie de productos.

El sistema funciona gracias a un campo electromagnético que identifica objetos en un rango de corto o largo alcance por medio de etiquetas RFID. 

Cualquier empresa puede beneficiarse de esta tecnología siempre y cuando los objetos que necesitan ser escaneados dispongan de un chip RFID. De hecho, hoy en día la identificación por radiofrecuencia está ocupando un lugar importante en la industria a nivel general:

  • Alimentos
  • Ganado
  • Entretenimiento
  • Moda
  • Viajes

El valor central de RFID está en poder almacenar información única, lo que permite acceder a un registro de trazabilidad de cualquier objeto o activo. También es importante el uso que puede dársele para diseñar medios de pago contactless (es decir, sin contacto).

 

Ejemplos del uso de RFID en la industria 4.0

Los principios de la industria 4.0 se basan, precisamente, en implementar tecnologías en procesos tradicionales. Esto supone crear nuevos estándares y procesos, un camino en el que RFID aporta muchas ventajas.

Estos son ejemplos concretos del uso de la identificación por radiofrecuencia en la economía actual:

  • Integración de RFID en empresas como Gerry Weber y Zara (industria de la moda) para registrar productos y mejorar la gestión del inventario.
  • Uso de etiquetas RFID en la aerolínea Lufthansa para ayudar a los pasajeros a imprimir desde casa su HomeTag, documento que incluye toda la información de su viaje, y adherirlo a su maleta. Una vez en el aeropuerto, el personal de la aerolínea añade al equipaje un dispositivo con chip RFID y así, si la maleta se pierde, será posible ubicarla en segundos.

Otros ejemplos de cómo se está aplicando hoy en día la tecnología RFID incluyen:

  • El seguimiento de personas y mascotas.
  • Las tarjetas de acceso (en forma de brazaletes, llaveros, etc.).
  • Los pasaportes electrónicos.
  • Mejoras en la señalización vial.

¿Por qué implementar RFID?

Solo incorporando recursos RFID, las empresas pueden mejorar la precisión de su inventario en más de un 95%, lo que influye directamente en un aumento en las ventas si se aprovecha la información disponible para la mejora de operaciones y procesos.

A esto, deben sumarse los beneficios de una cadena de suministro más sólida y una gestión mucho más confiable en almacenes o depósitos.

  • Se estima que el mercado mundial del RFID en 2020 para el sector industrial es de 4,5 mil millones de dólares.
  • Se espera que para 2025 esta cifra casi se duplique, alcanzando un valor estimado de 9,8 mil millones de dólares.

La tendencia global muestra la importancia de que las empresas migren a un ecosistema compatible con la identificación por radiofrecuencia y, de este modo, sacar provecho a lo que esta tecnología puede ofrecer a la industria 4.0.

En Bambú Mobile contamos con un equipo experto en la implementación de esta tecnología para cualquier tipo de proyecto que el RFID pueda solucionar.

El área de RRHH recibió tu solicitud y te contactará en breve. Gracias por tu interés.

Un experto recibió tu mensaje y te contactará en breve. Gracias por tu confianza.